POLARIS TRAIL BOSS 325 2001

📌 Este artículo está extraído de la web quadszone.com. Su autor es Toni Giménez, creador de dicha web.

POLARIS TRAIL BOSS 325 2001

🔴 Otro quad carismático que hizo su aparición en 1985, lo que da una idea de su personalidad. Polaris tiene en este quad automático una auténtica escuela de aprendizaje para todos aquellos que no necesiten exprimir el gas y busquen comodidad y sencillez ante todo.

🔧 FICHA TÉCNICA
• Motor: Un cilindro, 4 tiempos
• Cilindrada: 325 cc.
• Cambio: Automático.
• Arranque: Eléctrico.
• Suspensión delantera: Independiente.
• Suspensión trasera: Monoamortiguador.
• Longitud máxima: 1.816mm.
• Depósito de combustible: 14.2 litros.
• Peso: 229 kg.
• Precio: 6.643 euros.

🔴 Este año no he podido llevarme el quad de vacaciones pero eso no ha sido impedimento poder hacer una ruta a lomos de una buena máquina, junto con otra pareja que descubría por primera vez las sensaciones de conducir uno. Esta salida ha servido para pasar un buen rato por un lado y para poder realizar una toma de contacto con este Trail Boss 325, uno de los buques insignia de Polaris orientado a todas aquellas personas que buscan un quad robusto, fiable y de un funcionamiento sencillísimo, para no complicarse la vida con nada.


🔴 Para empezar tengo que decir, que me ha costado bastante tomar las fotos de este quad porque de la docena de vehículos que estaban disponibles, ninguno de ellos estaba entero. Todos presentaban algún golpe en las defensas o un desgaste visual grande. El uso continuado y la dejadez de los usuarios han hecho mella en todos los que allí estaban presentes.

🔴 Aun así, hablando con el encargado y en lo que a mecánica se refiere, los Trail Boss habían aguantado sin problemas las mil y una perrerías a los que les habían sometido sus numerosos pilotos sin rechistar lo más mínimo. Se trata, sin duda, de un punto a tener en cuenta.

🔴 Para empezar, nos subimos a este quad y las medidas ya se muestran generosas. A pesar de que su mecánica es una de las bases que aporta Polaris para iniciarse, el resto del equipo es de talla XL y viene bastante bien equipado. Este quad tiene luces, intermitentes, claxon, arranque eléctrico y marcha atrás, todo de muy buen accionamiento. Una de las cosas que llama la atención al subirse es que sólo dispone de una maneta de freno en el manillar, en su parte izquierda, que servirá para bloquear las ruedas delanteras, algo que en un principio puede despistar un poco ya que su ubicación normal debería ser a la derecha. El freno trasero queda a disposición de la típica palanca que accionaremos con el pie.

🔴 En la parte trasera tenemos unas prácticas y robustas parrillas que nos servirán para llevar un generoso equipaje. Además, también encontraremos un pequeño cofre, de buenas dimensiones donde podremos albergar la documentación y herramientas sin problemas. La única pega al respecto es que su apertura y cierre se realizan por medio de una tira de goma, sin posibilidad de instalar una cerradura con llave. Sobre su eje trasero tenemos el soporte para montar una bola de arrastre, todo un detalle.
🔴 También podemos ver la protección de la corona trasera que corre a cargo de otro disco de hierro macizo. A pesar de que la altura del eje al suelo es buena, mejor que en muchos otros quads, este sistema nunca me ha parecido el más idóneo por razones obvias: la naturaleza se muestra totalmente irregular y con este sistema podríamos alcanzar la cadena si circulamos por zonas muy pedregosas. El disco de freno es de menor sección y no necesita protección. El monoamortiguador es ajustable en la dureza del muelle.

🔴 La instrumentación corre a cargo de un velocímetro de esfera redonda, algo clásico, al que se le ha añadido un pequeño display digital que nos mostrará las horas de uso y los kilómetros recorridos para poder llevar un control sobre su mantenimiento. Debajo del faro, encontraremos testigos luminosos que nos advertirán sobre las luces, la marcha atrás y el punto muerto. Dichos testigos pasan bastante inadvertidos a la luz del día. A su lado está la llave del clausor por una banda y el starter por la otra, de fácil utilización.

🔴 Para poner el quad en marcha, su procedimiento es, por lo menos, curioso, ya que el botón encargado de dicha función y que podéis ver en la foto, se acciona hacia arriba en lugar de ser el típico pulsador hacia adentro. El mismo botón nos servirá como interruptor de paro. La batería que alimenta al arranque está situada bajo un aletín trasero, lugar donde se acumula suciedad.
🔴 Por último, en la parte derecha, está alojada la palanca del cambio, que si bien no es muy estética, sí que es muy práctica y cómo de accionar. Tiene 3 posiciones: hacia adelante iniciaremos la marcha normal, en el medio se encuentra el punto muerto y hacia atrás, evidentemente, el quad irá en sentido contrario a la marcha.
Como podéis ver, se trata de un quad muy completo, tiene de todo para poner en apuros a otros modelos del mercado con mucho más carisma y reputación.

🔴 Llega el momento y lo arrancamos, lo que se traduce en nervios para los más inexpertos y ansias por salir para los que estamos habituados. Iniciamos la marcha y empezamos a ver cómo se comporta esta máquina. Tal y como he comentado antes, todo pasa por el gatillo del gas y tan sólo hace falta una mano para detenerlo.
🔴 El freno trasero, con el paso de los kilómetros ha perdido casi toda eficacia, relegándolo a un mero espectador.

🔴 Empezamos a discurrir por caminos secos y polvorientos y este Trail Boss no se arruga ante nada, tiene fuerza para subir por cuestas pronunciadas y es muy manejable, aunque quizás la suspensión tenga un tarado algo seco, cosa que no repercute negativamente sobre el confort porque el mullido del asiento es bastante blando.

🔴 Los estribos integrados van muy bien para que no se te ocurra sacar una pierna fuera y verte arrollado por la rueda trasera.
Se me hace raro llevar un automático aunque también tiene su parte positiva y esa es, sin duda, la despreocupación total hacia lo que venga ya que el motor siempre gira en la marcha correcta, es ideal si quieres ir pensando en las musarañas mientras conduces y la única maneta de freno nos simplifica todavía más las cosas, aunque unos latiguillos metálicos no le vendrían mal ya que la frenada es esponjosa y con falta de mordida, si bien es cierto que para el uso al que va destinado este quad, no necesita mucho más.

🔴 La potencia se muestra algo justa, es un quad tranquilo y los caballos aparecen siempre de forma totalmente lineal y sin sustos, no creo que nadie se lleve ninguna sorpresa con sus prestaciones y es muy probable que se queden algo justas cuando empecemos a tenerlo por la mano. Al llegar a curva, si quieres cruzarlo, tienes que provocarlo. A diferencia de un cambio manual, donde escogemos la marcha que nos apetece y podemos apurarla para conseguir que el quad derrape, el cambio automático de este Trail Boss se muestra perezoso a la hora de transmitir la potencia a las ruedas traseras aunque ello se debe a la escasez de caballos que antes he comentado, lo que obliga a buscar esa “mala leche” que puede tener un quad cuando circulas en una marcha más corta de la que le toca y tienes que entrar en la curva provocando la aceleración para conseguir hacer deslizar las ruedas traseras y que el divertimento sea mayor, cosa que no es difícil pero queda a cargo del piloto, mientras que en un manual, lo haría el quad por inercia. Además, su distancia entre ejes (algo corta), hace que tengas que corregir en seguida la trayectoria si no quieres que el quad se cruce demasiado y haga un intento de vuelco. De todas formas, no hay que olvidar que su elevado peso lo convierten en un quad muy estable.

🔴 Mi valoración final sobre el Trail Boss 325 es que se trata de un quad que navega entre dos aguas, porque no llega a ser un atv ya que no cuenta con tracción a las 4 ruedas aunque sí con su estética y equipación y tampoco lo podemos considerar un quad deportivo ya que su motor automático lo limita mucho a la hora de exprimir la potencia que nos entrega.

🔴 Es un quad grande que nos servirá para hacer las excursiones más largas que se nos pasen por la cabeza porque sus más de 14 litros de combustible así nos lo van a permitir y sus parrillas, entre otras cosas, nos permitirán llevar mucho equipaje, por no hablar de su gran tamaño general, que lo hacen apto para cualquier piloto, por grande que sea.

🔴 Su cambio automático, combinado con la sencillez de manejo que muestra en todo momento convierten al Polaris Trail Boss 325 en el quad perfecto para aquellas personas que quieran empezar a disfrutar de su primer quad sin complicaciones de ningún tipo pero con las ventajas de otros quads mucho más grandes y que deseen conocer las sensaciones que transmite el manillar de una de estas máquinas.

🔴 Acabada la excursión, todo son alegrías y sonrisas, caras de satisfacción porque nadie ha quedado indiferente y seguro que más de uno ya se ha enganchado a la adrenalina que transmite el quad.

👍 Nos ha gustado:
• Equipación muy completa.
• Sencillez de manejo.
• Equilibrio general.
• Precio.

👎 A mejorar:
• Potencia algo justa.
• Suspensión blanda.
• Frenada escasa.
• Peso elevado.

Acerca de autoquad

también puedes ver

YAMAHA RAPTOR 660R 2004

 Este artículo está extraído de la web quadszone.com. Su Webmaster es Toni Giménez, y el …

SUZUKI VINSON 500 2002

 Este artículo está extraído de la web quadszone.com. Su autor es Toni Giménez, creador de …

KAWASAKI LAKOTA 300

 Este artículo está extraído de la web quadszone.com. Lo escribe Sergio Pina (Quadcrazy), colaborador de dicha web. …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat